Bioconstrucción - rehabilitaciones integrales - Materiales ecológicos - Bioclimática y eficiencia energética

Geobiologia

Mensajes archivados en esta categoría

Gas Radón

10 de marzo, 2009

El radón es un gas radiactivo de origen natural procedente de la desintegración radiactiva de pequeñas cantidades de uranio presentes en rocas y suelo, y es el responsable de miles de muertes por cáncer de pulmón en Europa cada año.

El gas se filtra en los edificios a través del suelo y de los sótanos y puede acumularse llegando a niveles elevados, especialmente espacios cerrados y poco ventilados.

¿Qué es el gas radón?

El radón es un gas radiactivo que no tiene color ni olor. Algo es radiactivo cuando emite partículas o rayos al descomponerse. El radón proviene de la descomposición natural del uranio, un elemento que se encuentra en casi todos los tipos de suelo, incluso en la roca y el agua. En general, el radón se mueve hacia arriba, a través del suelo, hasta el aire que respiramos. Aunque el radón ha estado siempre presente en el aire, su concentración en nuestras casas se ha visto significativamente aumentada en los últimos años por una construcción cada vez más hermética con la finalidad de lograr un mayor ahorro energético.

¿Qué riesgos implica el radón?

Las partículas radiactivas que el radón emite al descomponerse pueden quedar atrapadas en tus pulmones. A medida que continúan descomponiéndose en el interior de los pulmones, estas partículas despiden pequeñas explosiones de energía que pueden dañar los tejidos del pulmón y causar cáncer. Según el comité científico de las Naciones Unidas sobre los efectos de la radiación atómica (UNSCEAR), el radón és la fuente de radiación más importante de la exposición del público en general, contribuyendo un 43% de la dosis total

¿Quién está en riesgo?

Investigadores han coincidido en sostener que 9 por ciento de los cánceres de pulmón en Europa se pueden atribuir a esta exposición. Sólo el hecho de fumar produce más muertes por cáncer de pulmón. Ésta es la razón por la cual desde hace más de 20 años se vienen ejecutando programas de reducción de radón en domicilios de Estados Unidos y varios países europeos. Las posibilidades que tienes de contraer cáncer del pulmón a causa del radón dependen mayormente de:

  • cuánto radón hay en tu vivienda (y lugar de trabajo)
  • cuánto tiempo pasas en tu vivienda (y lugar de trabajo)
  • si fumas o has fumado alguna vez

Recientes estudios revelan que el gas radón es responsable de unas 20000 muertes cada año en la Unión Europea como consecuencia del cáncer de pulmón.

Si fumas y al mismo tiempo el aire que respiras contiene niveles altos de radón, tus posibilidades de contraer cáncer de pulmón son particularmente altas. El hecho de fumar, en combinación con el radón, implica un riesgo sumamente alto para la salud. Si dejas de fumar y reduces el nivel de radón del aire que respiras, puedes a la vez reducir el riesgo de contraer cáncer de pulmón.

Algunos tipos de cáncer causados por la radiación parecen afectar más a los niños que a los adultos. Sin embargo, todavía no tenemos toda la información necesaria para saber si la radiación del radón representa un riesgo más alto para los niños que para los adultos.

El radón se puede encontrar a lo largo y ancho de España. Aunque existen zonas con altas concentraciones de radón, en muchas ocasiones una vivienda construida justo al lado de una vivienda sin problemas de radón, tendrá altas concentraciones. Puede penetrar en todo tipo de edificios – viviendas, oficinas y escuelas – y aumentar gradualmente hasta formar concentraciones elevadas. Su peor riesgo de exposición a niveles altos de radón se presenta cuando está en el interior de un local. La mayoría de las personas pasan una gran parte del tiempo en su hogar, y por eso enfrentan el mayor riesgo de exposición al radón cuando están en su vivienda.

Es importante darte cuenta de que no todas las personas expuestas a altos niveles de radón van a desarrollar cáncer de pulmón. Además, pueden pasar muchos años entre el contacto con el gas y el comienzo de la enfermedad. A pesar de esto, el hecho de estar expuesto al radón representa un riesgo para la salud, y debe hacerse todo lo posible para reducir ese riesgo. Lo bueno dentro de todo esto es que hay cosas que puedes hacer para tu propia protección y la de tu familia contra los peligros del radón.

¿Cómo entra el radón en el edificio?

Debido a que el radón es un gas contenido en el aire, puede entrar en un edificio y permanecer atrapado en su interior, llegando a altos niveles de presión. El radón se mueve hacia arriba desde el suelo y penetra en la vivienda por las ranuras y otros agujeros de los cimientos.

El radón puede penetrar en una vivienda a través de:

  • grietas y otros agujeros en los cimientos
  • grietas en los pisos sólidos y en las paredes
  • junturas de la construcción
  • espacios en pisos suspendidos
  • espacios alrededor de las cañerías
  • cavidades en el interior de las paredes
  • suministro de agua

Aunque el radón del suelo es la fuente principal de radón en las viviendas, a veces el gas puede penetrar a través del agua de pozo. Por otra parte, en un reducido número de viviendas, los materiales de construcción también pueden despedir radón; en España el 80 por ciento de la emisión de radón procede del subsuelo y sólo un 20 por ciento a la naturaleza del material que se emplea en la construcción de la vivienda.

Puede haber problemas de radón en cualquier vivienda. Todas las viviendas pueden presentar problemas de radón, sean nuevas o viejas, bien selladas o expuestas a corrientes de aire, con o sin sótano.

¿Que nivel de radón se considera demasiado alto?

La cantidad de radón contenida en el aire se mide en Bequerels/metro cúbico de aire, frase que por conveniencia se expresa así: Bq/m3. Un cierto nivel de radón en el aire se considera normal, 40 Bq/m3 es el nivel promedio en España[ref], aunque ningún nivel de radón es absolutamente seguro.

La Comunidad Europea recomienda que las viviendas de nueva construcción tengan niveles de radón inferiores a 200 Bq/m3, mientras que el nivel de acción recomendado para viviendas ya existentes es de 400 Bq/m3. Sin embargo, en otros países se recomiendan niveles de acción más bajos; 150 Bq/m3 en los Estados Unidos y 200 Bq/m3 en el Reino Unido para todas las viviendas. De todas formas, estos niveles son niveles recomendados para la acción, en ningún caso deben entenderse como la frontera entre “niveles seguros” y “niveles no seguros”. Cuanto más bajo sea el nivel de radón en tu vivienda mejor para tu salud y la de tu familia.

Cuanto más alto sea el nivel de radón, mayor es el riesgo de cáncer de pulmón. Recientes estudios revelan que el riesgo de cáncer aumenta un 16% por cada 100 Bq/m3. Reduciendo el nivel de radón en tu hogar, puedes reducir el riesgo de contraer cáncer de pulmón. En la mayoría de las viviendas, el nivel de radón puede reducirse hoy en día fácilmente a 75 Bq/m3 o menos.

Más información en castellano acerca del gas radón:

Grupos de investigación académica

Otros fuentes de información

Fuente: Agencia de Protección Ambiental de EEUU y  ©Radiansa Consulting

 

Categoría: Geobiologia | Sin comentarios »